Estamos en plena época de solicitud de matrículas para el próximo curso, por eso, me parece importante hablar sobre guarderías y conciliación; mi situación y finalmente mi decisión para ayudar a los padres que se encuentren en esta situación.

¿Guardería sí o no?

Pues depende. Como sabéis intento seguir con mrbebe lo que distintos autores llaman «crianza con apego» y la mayoría de estos, desaconsejan las guarderías hasta al menos los 2 años de edad. Ni yo, ni mis hermanos hemos ido a una guardería aunque mi madre siempre ha trabajado. Pero claro, ella tenía la suerte de contar con su madre, joven y ama de casa, para que cuidase de nosotros a 100 metros de su casa.

Por su puesto, comparto que esa es la mejor opción. Que alguien de mucha confianza pueda quedarse con vuestros hijos. Pero la mayor parte de familias que vivimos en grandes ciudades, no tenemos a ningún familiar cerca, es imposible vivir con un solo sueldo y contratar a una persona resulta demasiado caro.

Alternativas

  1. Cuidado familiar: Sin duda esta es la opción ideal para el niño. Que uno de sus padres pudiese coger una excedencia y quedarse a su cargo o que un familiar de mucha confianza se quedase con él.
  2. Cuidadora: Permite que el niño siga en su hogar, sin horarios y con una persona en exclusiva para él. El mayor inconveniente es el precio y muchas veces la dificultad de encontrar a alguien de confianza como para que cuide de lo más importante de tu vida.
  3. Madre de día: madres que durante el día se quedan con los niños en su propia casa. Suelen ser un número reducido de niños y suelen tener algún tipo de formación relacionada. Puede ser una buena alternativa, si encuentras alguna cerca de tu domicilio. En cuanto a precio se queda a medio camino de cuidadora y guardería. Podéis consultar más sobre este tema en esta web.
  4. Guardería: Aquel lugar «demonizado» por muchos o Escuela Infantil como se les llama ahora; ya que como dice mi cuñada, no guardamos niños, les educamos. Podemos distinguir las privadas y públicas. Suele ser la opción más económica, pero depende de su tipo.

Guarderías

Públicas: Pertenecen a las administraciones públicas, ya se la Comunidad Autónoma o el Ayuntamiento. En este caso, aunque sea pública no es gratis ni mucho menos. El precio está determinado por la renta que tengas y al menos aquí en Madrid rondan los 150-200€ de media. Existen de gestión directa, es decir, los empleados son funcionarios o de gestión indirecta, la gestiona una empresa  a través de concurso público y puede cambiar el personal cada vez que cambien la empresa.

La situación en Madrid es vergonzosa. Pese a ser una de las Comunidades que más niños asisten a las guarderías; cada año, cientos de niños se quedan en lista de espera. Nosotros solicitamos a las dos de nuestra zona. En una, 8 niños admitidos, (nosotros estábamos en el puerto 40 de lista de espera, pero había otras 5 hojas más de niños excluidos). En la otra más de lo mismo.

La admisión se realiza en plazos indicados (suelen empezar en abril) y a través de un formulario que se recoge en la propia guardería y aportando la documentación necesaria sobre renta, vida laboral y libro de familia, te asignan unos puntos y con ellos te sitúas en una posición de la lista. De hecho, en este artículo de El Economista se refleja perfectamente esta situación.

Privadas: Pertenecen a empresas privadas que gestionan las instalaciones y el personal. Es importante que os aseguréis que están reconocidas por la consejería de educación para aseguraros de que cumplen con todos los requisitos que indica la ley. En nuestro caso, tenemos 5 guarderías privadas a menos de 300 metros de nuestra casa, una de ellas, en nuestro mismo edificio.

La admisión es simple, pagas la matrícula y te reservan la plaza, si se hace en marzo que es cuando suelen abrir su matriculación suele haber plazas sin problema.

Mi experiencia

En febrero, cuando mrbebe tenía dos meses y aprovechando mi baja maternal empecé la búsqueda. Me hice un cuadro con la comparativa de precios, las instalaciones, la calidad del comedor, los pros y los contras. A la primera guardería que fui, me pareció tan horrible, que cuando llegué a casa, se me escaparon varias lágrimas y empecé a buscar alternativas.

Obviamente no maltrataban a los niños, ni vi nada denunciable. Supongo que las hormonas, mi inminente vuelta al trabajo e imaginarme a mrbebe allí, con 16 semanas, 8 niños más y una sola profesora me revolvió el cuerpo.Niños, sonrisa, felicidad, libro

Seguí con mi búsqueda y os digo algunas de las cosas en las que me fijaba mucho: flexibilidad horaria (en la mayoría tienes que acogerte al horario, si un día sales antes del trabajo y quieres ir a disfrutar de tu hijo tienes que esperar a la hora de salida). Recogida y bienvenida en la entrada de la guardería (no sé muy bien qué tienen que ocultar aquellas que no dejan pasar a los padres más allá del vestíbulo). Comedor (valoro la calidad de la comida y si era cocina casera o de catering). Luz (vivo en un piso pequeño y sin luz, por lo que buscaba que mrbebe no estuviese en un zulo oscuro. Esto a los que vivís fuera de Madrid os resultará raro, pero aquí, la mayoría de guarderías están ubicada en bajos e incluso sótanos). Y sitio de juegos al aire libre (no mencionaré el nombre, pero una de las guardería sacaba a los niños a jugar a los bajos donde hay muchísimos bares de copas).

Con todos estos baremos en mi cuadro y sin casi importarme el precio; no porque no me importase, si no, porque de las 5 consultadas, para 8 horas con comedor oscilaban entre 480 y 530€, elegí la que más me convenció. Una guardería con solo dos clases, al lado de un parque donde jugaban cada día, y con un carácter muy muy familiar. Solo tenía un inconveniente, era la más cara sin duda, porque ya no son solo las mensualidad, si no el uniforme, el seguro escolar, el material, la matrícula…

Situación actual

Así que, con ese panorama, empezamos a hacer cuentas. Aquí aclarar que la Comunidad de Madrid, da una beca «Cheque de Educación Infantil» con 100€ al mes si llevas a tu hijo a una guardería privada y cumples una serie de requisitos. Por lo que pensamos en solicitarlo y pagar sacrificando una parte importante de nuestros salarios. Hasta que una compañera de mis clases portparto, me habló de una guardería de monjas a la que iba a llevar a su hijo. Aunque nos pilla a bastante más distancia de nuestra casa, nos encantó. La guardería está ubicada en el convento, flexibilidad total, luz por todos lados, parque de juegos dentro del convento, cocina casera cada día… y además era mucho más barata que el resto. Así que mrbebe ya tenía guardería.Pero no cogían a bebés, si no que podía empezar en septiembre.

Para contar toda la verdad, mrbebe hasta septiembre que tendrá 10 meses, se queda con una señora que vive muy cerca de nosotros y que casi casi es de nuestra familia. Pero es muy mayor y no podría con la lagartija en la que se va a convertir en cuanto empiece a andar. Obviamente esto es nuestra experiencia personal y cada familia tiene una situación distinta. Nos sentimos unos afortunados por haber podido contar con la ayuda de «el hada madrina» como llamamos a la señora que cuida de mrbebe y de encontrar esta guardería que dentro de mi opinión, me da mucha tranquilidad.

Pero desde este humilde blog, me pregunto ¿cómo quieren las instituciones ayudar a las familias?, ¿esto es lo que llaman conciliación?, ¿de verdad, los trabajadores con hijos, estamos en la misma igualdad de condiciones que los que no tienen hijos?. Por último, ojalá la sociedad avance hacia un modelo, donde los niños estén integrados en todos los ámbitos de nuestra sociedad, porque algunos olvidan que son nuestro futuro.