Mi experiencia con la depilación

Hace casi dos semanas asistí al evento organizado por Madresfera en el que las marcas de depilación Braun y Gilette iban a hablarnos de falsos mitos de la depilación y sus soluciones. Yo, que justo había empezado el calor infernal en Madrid y que miraba a las madres en el parque con envidia porque ya llevaban las piernas al aire, pensé que era el evento que justo necesitaba.

Mi historia con la depilación es larga y de odio. Como el 90% de adolescentes empecé depilándome con cuchilla. Después llegó mi Silk-Epil hace 10 años y es tal el dolor que produce que pasé a usarla solo para las piernas.  Las axilas e ingles me las hacía con cera en algún centro de belleza. Con este panorama, cuando me casé hace 3 años,  empecé a hacerme el láser en las partes más dolores (ingles y axilas) y en la tercera sesión me entero que estoy embarazada de mrebebe. Por lo que dejé el láser y durante el embarazo no os voy a engañar, volví a mi cuchilla por supervivencia.

Cuando di a luz, volví al sitio donde me hacía el láser y para mi sorpresa habían cerrado y obviamente se habían quedado con mi bono de depilación y mi dinero. Indignada y resignada volví a mi rutina anterior de cera+cuchilla+silk epil. Así que en estas andaba cuando llegué al evento.

El evento

Madresfera junto con las marcas Braun y Gillette organizaron el evento en el espacio Mood, un lugar muy amplio en pleno Malasaña y perfecto para que mrbebe correteasede arriba y abajo. Agradecer desde aquí las actividades programadas para los niños, aunque en mi caso, con la mamitis que tiene ahora no estuvo más de 5 minutos, así que sinceramente, de la charla que nos dieron me enteré más bien poco. Pero podéis leer todos los mitos en el post que han escrito desde Madresfera y os aseguro que os sorprenderán. Como nos regalaron las nueva Braun Silk-épil 9 SensoSmart™ 9/890 y la cuchilla Venus Swirl me fui a casa con el deber de probarlas y las pocas ganas que tenía.

El test de la nueva Silk-épil

Lo primero que me sorprendió en comparación con mi máquina casi prehistórica fue su bolsa de transporte, súper práctica para guardar los mil accesorios que trae. Puse a cargar la máquina y por fin en el momento de la ducha decidí probarla. A ver, no os voy a decir que no duele, porque arrancar, arranca perfectamente los pelitos, pero debajo del agua, con la luz que trae para cegatas como yo, que no suena demasiado… puedes incluso escuchar la música que te pones en la duchas… así que una maravilla.

Es inalámbrica, con 50 minutos de autonomía, puedes usarla debajo del agua y con muchos accesorios que de momento no he podido usar. Hay uno de masaje, dos de exfoliación, uno de rasurado, otro de zonas sensibles, vamos que ya no hay excusas para no ir depilada en cuanto salga el sol.

Sin duda, si estáis pensando en comprar una Silk- epil o similar merece la pena invertir ese dinero por que no hay color. La cuchilla solo la utilizo para las axilas, así que es cierto que me sorprendió menos que la Silk-épil, pero si sólo os depiláis con cuchilla agradeceréis el cabezal de ésta.

Así que ahora que comienza el verano, dejar los falsos mitos y olvidar las excusas como las mías, porque cada vez ir bien depilada es más fácil y con mucho menos dolor.